ART

#SueñosDePapel : La trilogía del Malamor por José Ignacio Valenzuela

El amor no es para todos. 💔

Las leyendas son parte esencial de las culturas de todo el mundo, identificadas principalmente por sus extraños sucesos, los cuales se han transmitido a viva voz durante cientos de años; los países mesoamericanos no son la excepción. México es un ejemplo claro, un país vasto en cultura, creencias y tradiciones donde los pueblos indígenas e incluso las grandes ciudades, no se escapan de tener sus propias leyendas.

El propósito de éstas va desde enaltecer hazañas de guerreros o héroes que alguna vez existieron e hicieron algo significativo para su pueblo; extrañas figuras parecidas a bolas de fuego llamadas Brujas que muchos afirman haber visto; almas en pena que se lamentan con un grito desgarrador capaz de erizar uno a uno cada vello corporal como La Llorona; pueblos y lugares embrujados donde suceden extrañas apariciones; e incluso, algunos edificios públicos donde se afirma ver fantasmas tales como los hospitales, donde La Planchada se dedica a cuidar a los pacientes. Pero una de las leyendas más emocionantes, mágicas y escalofriantes de Mesoamérica es sobre seres capaces de transmutar, capaces de cambiar de forma, llamados Nahuales.

José Ignacio Valenzuela supo incluir de una manera natural, original y emocionante la leyenda de los nahuales o (como él los llama) transmutantes dentro de su propia leyenda.

Hacia el Fin del Mundo, La Raíz del Mal y El Árbol de la Vida son los tres libros que componen el mundo de La trilogía del Malamor que, aunque pueda parecer que es muy cursi y romántica por el título, en realidad tiene mucho misterio, aventuras, la cantidad de suspiros adecuada, personajes entrañables, villanos (que aunque quieras) son imposibles de odiar, magia, una que otra lágrima y por último, pero no menos importante, tiene como fondo de cada aventura el paisaje de la Cordillera de los Andes, al sur de Chile.

 

SINOPSIS.

Ángela Gálvez es una chica universitaria que fue traicionada por su mejor amiga Patricia Rendón cuando ésta le robó su proyecto, en el trataba de investigar una extraña leyenda en un pueblo al fin del mundo llamado Almahue, donde los habitantes fueron maldecidos por una mujer enigmática, hermosa como la propia naturaleza y misteriosa, llamada Rayén. Todos fueron condenados a vivir en un lugar hostil, seco, donde el amor (literalmente) puede hacerte morir, donde no hay afecto ni cariño y en cuya plaza principal se haya un árbol milenario que significa el fin de aquel pueblo.

“El día que este árbol se seque, a éste pueblo se lo tragará la tierra”, fueron las palabras que pronunció aquella mujer de largo y enmarañado cabello, afuera de la iglesia donde su amor, Ernesto, estaba a punto de casarse con otra mujer, después de jurarle amor eterno.

Y ya no puedo contarles más sobre porqué, de ser así, ya no tendría caso que leyeran estos libros, pero lo que sí les puedo decir es que no perderán su tiempo en ellos.

La edición e impresión es bellísima, pues las hojas que conforman cada tomo parecen como si fueran de papiro, incluso la textura es más suave que el papel normal donde se imprimen los libros. Hay que destacar que el texto es verde, en distintas tonalidades según cada libro, haciendo parecer como si los ejemplares hubieran sido escritos por la propia naturaleza. Pero lo más original de esta trilogía son las portadas, ya que cada una conforma un tercio de una sola imagen: se complementan formando un frondoso árbol de grandes raíces y tronco grueso, con múltiples ramas secas entre las cuales se hayan ocultas pequeñas figuras relacionadas a la lectura para, finalmente, terminar la imagen con la silueta de un hombre y una mujer que parece evaporarse, fundirse con el aire.

El estilo de José Ignacio Valenzuela hace de la historia muy amena para leer pero no por eso la hace aburrida. Cada párrafo que conforma la historia está redactado para hacerte imaginar los paisajes, las situaciones en las que se hayan los personajes inmersos; las regresiones al pasado son un recurso importante, pues entrelaza lo que pasó con lo que está sucediendo en ese instante, haciéndote imaginar qué llevó a los personajes a hacer sus acciones y el cómo llegaron al presente de la historia.

Para los amantes de la naturaleza, de lo místico, de las leyendas, del misterio y de las aventuras, es una trilogía adecuada para ustedes. Para cualquier edad y cualquier sexo.

Sin duda, son unos libros maravillosos que te atrapan desde el primer capítulo lleno de confusión y misterio hasta el epílogo final, donde más de uno (estoy segura) ha soltado al menos una lágrima después de querer asesinar al autor.

 

Por: Elizabeth H. Escobar

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cesar Olmedo

Cesar Olmedo

Analista de la rutina humana.
Escribo de cosas interesantes, y me gusta hablar de otras que no lo son tanto.

Previous post

Larry Clark

Next post

Increíbles estaciones de metro capturadas por Enig Hui.